Martes 13 de Abril de 2021

Hoy es Martes 13 de Abril de 2021 y son las 10:43 ULTIMOS TITULOS: Godoy Cruz le arruinó la fiesta a San Martín y se quedó con la victoria / Jóvenes voluntarios realizaron tareas de higiene urbana y difusión sanitaria en Florencio Varela / PabloTrapero ganó el León de Plata en Venecia / San Lorenzo defiende la punta en el clásico ante Huracán con todo el Ducó en contra / Scioli respaldó la continuidad de Fútbol para Todos y se diferenció de los dirigentes de Cambiemos / Independiente se dio el gran gusto y goleó a Racing ante su gente / Olimpo recibe a Sarmiento en Bahía Blanca / Atrapamiento y recuperación del alma / Messi marcó el gol del triunfo ante el Atlético de Madrid / El desmesurado universo de la literatura fantástica / Castro: "La victoria de Corbyn expresa el rechazo a las políticas de austeridad que afectan a los que menos tienen" / Sin escapatoria en la frontera sur de Hungría / Francisco criticó el sistema actual "que desplazó al hombre del centro y puso al dinero" / El jefe del ELN ratificó la disposición a negociar pero advierte sobre la reedición de una "coordinadora guerrillera" / Recordarán en Entre Ríos al milagrero Lázaro Blanco, a 129 años de su muerte / Argentinos recuperó la sonrisa y le ganó a Nueva Chicago de visitante / Nostalgia de las relaciones carnales / Scioli convocó a "ir hacia adelante a partir del 25 de octubre y no para atrás" / Macri prometió "universalizar un ingreso ciudadano" y fijó como meta el "hambre 0" / Ahora 12 superó los 30.000 millones de pesos en ventas /

30 de marzo de 2021

Cornejo quiere ser presidente... Pero para eso, debe sacar a los radicales del extremado complejo de inferioridad que los afecta.

Ayer estuve hablando un rato largo con Alfredo Cornejo, que fue gobernador de Mendoza hasta 2019 y hoy es diputado nacional y preside la Unión Cívica Radical.

Cornejo quiere ser presidente. Se nota que le encantaría componer una fórmula con el porteño Martín Lousteau. Pero para eso, antes que nada, debe sacar a los radicales del extremado complejo de inferioridad que los afecta. No corre con ventaja: es difícil ser autocrítico sobre la permisividad y el seguidismo de la cúpula partidaria durante el mal gobierno de Mauricio Macri cuando se lo cuestiona recién ahora, mientras se sigue permaneciendo en el mismo barco a la espera de que una interna muy áspera le permita ser el elegido para 2023.

Cornejo trata de ser lo más outsider que le dan el cuero y la historia partidaria, y exhibe su empatía con los movimientos seudo secesionistas que encarnan productores de su provincia y de Córdoba, un poco por esquilmados a impuesto limpio y otro poco por antiperonistas. Sugiere que las provincias, por ejemplo, deberían ir por su cuenta al mundo en busca de vacunas contra el Covid-19, acaso sin evaluar que si ya es bastante duro competir con países de todos los tamaños, eso sólo sumaría más complicaciones al atomizar fuerzas de negociación.

Traté de explorar si se había liberado de esa cierta compostura que exige tener un alto cargo de gobierno y le marqué la diferencia de actitud entre los gobernadores e intendentes de la oposición, que se vienen moviendo con mucha prudencia, y los legisladores o dirigentes sueltos que se dedican a tirar nafta al fuego todo el tiempo. Me sorprendió al sostener que, según su experiencia, “7 de cada 10 políticos argentinos son unos irresponsables” y, por lo tanto, “no computan nada para el desarrollo del país”. Aclaró que su conclusión incluye a los de su propio palo.

Pienso que, tal vez, Cornejo no lo dice tan en serio y que, como tantos otros políticos, mira muchas encuestas y está percibiendo hasta qué punto una creciente mayoría viene rechazando cada vez con más fuerza a las dirigencias de todo tipo y a las representaciones en general. Ese es el mar donde pescan los opositores hoy por hoy despreocupados de la gobernabilidad (un mar donde también tiran la caña ciertos oficialistas, tipo Sergio Berni o el ahora más extremista que nunca Guillermo Moreno).

Las mismas encuestas le señalan, según él mismo lo dice, que Macri seguirá siendo castigado por los dislates de su presidencia y eso, confía Cornejo, es lo que le da chances de llegar. Tiene dos años, casi tres, para edificarse algún carisma.

 

por Edi Zunino

COMPARTIR:

Comentarios