18 de febrero de 2018

EN DOS AÑOS, ESTATALES PERDIERON EL PODER ADQUISITIVO EQUIVALENTE A DOS SUELDOS Y UN MEDIO AGUINALDO

Según un informe de la Junta Interna de ATE INDEC, el salario de las y los estatales ha quedado muy atrás con respecto a la inflación, desde que asumió la gestión de Mauricio Macri.

Luego de cierta  recuperación posterior a la crisis 2001/2003 (sin que se haya nunca logrado recobrar el poder adquisitivo previo a la mega devaluación), los salarios del estado nacional han perdido la carrera contra la inflación durante los últimos años. No obstante, bajo la gestión de Cambiemos esta pérdida de poder adquisitivo se ha acelerado y parece no tener fin.

 

Así lo expresa un reciente informe realizado por la Junta Interna de ATE INDEC, que da cuenta que en el acumulado del periodo noviembre de  2015  y  diciembre de  2017  un  asalariado del  Estado Nacional, encuadrado en el SINEP (Sistema Nacional de Empleo Público), ha perdido poder adquisitivo equivalente a dos sueldos y un medio aguinaldo, producto de una recomposición que siempre corrió muy de atrás a la inflación. En términos reales, en diciembre de 2017 el  salario real  resultaba 11,3%  inferior al  de  noviembre de  2015.

Este deterioro del poder adquisitivo no se da sobre salarios astronómicos, como muchos quieren hacer creer, sino sobre ingresos de bolsillo que se ubican por debajo de cualquier estándar aceptable.

De acuerdo al ejercicio de valorización de la Canasta de Ingresos Mínimos que realiza ATE-INDEC, para la región pampeana, esta canasta de ingreso mínimo para un hogar constituido por una pareja con dos hijos residente en nuestra región ascendía en diciembre de 2017 a $24279 pesos, monto  que asciende si se considera a La Pampa dentro de la región patagónica, para llegar a los 25.848 pesos.

Cabe señalar que para calcular este salario mínimo, desde la Junta Interna ATE – INDEC se calcula una “Canasta de Ingresos Mínimos” que está  conformada por una “Canasta Alimentaria Mínima”, más otra Canasta de “Otros Bienes y Servicios”.

El informe de ATE expresa que si se compara este ingreso con lo que cobran, de bolsillo, los trabajadores permanentes bajo contratación transitoria que se encuadran dentro del SINEP, resulta que solo los trabajadores de nivel A (que son contados con los  dedos  de  la  mano)  alcanzan  ese  umbral  sin  considerar los  ingresos  adicionales por  grado  (antigüedad)  y formación, en tanto que en los niveles C, D, E y F, que son los que concentran, por lejos, la mayor cantidad de trabajadores, ni siquiera se alcanza este nivel mínimo de ingresos con los máximos adicionales que puede recibir un trabajador en función de su formación y su antigüedad.

“Así, un trabajador con estudios universitarios y más de 30 años de antigüedad encuadrado en el nivel C recibe actualmente poco más de $33 mil pesos en bruto, lo que implica, luego de los descuentos obligatorios, apenas unos $27 mil pesos, justo sobre el límite de la Canasta de Ingresos Mínimos. Si se considera, a un trabajador de nivel D con unos 10 años de antigüedad (grado 3) y estudios terciarios completos, su salario de bolsillo se ubica en torno a los $15.600, valor que resulta incluso inferior a la línea de pobreza utilizada por el INDEC para un hogar tipo, que a fines de 2017 apenas superaba los $16.000”, señala el informe de ATE.

En el caso de La Pampa, cabe señalar que, las y los estatales representados por la Mesa Intersindical, cerraron la paritaria estatal en cuatro cuotas con una cláusula gatillo que permitió actualizar la recomposición salarial si la inflación superaba el 23%,(fue del 24,7% para el INDEC),  más un bono navideño, dividido en 2, de 6 mil pesos.

En este marco, desde la organización estatal se plantea que las paritarias 2018 deben incluir las cláusulas gatillo y, además, la negociación salarial no puede basarse de ninguna manera en el techo del 15% pretendido por el gobierno, cuando tanto en 2016 como en 2017 la inflación se ha ubicado más de un 50% por  encima de las  publicitadas “metas de inflación” fijadas al  inicio del  año.

Asimismo sabiendo que cualquier análisis del “mercado” (que tienden a estar a mitad de camino entre la meta y la realidad) ninguno de ellos plantea un escenario con menos de 20% de inflación, luego de la minidevaluación de diciembre y de los aumentos de tarifas de servicios públicos que se pondrán en vigencia a partir del 1 de febrero de 2018.

Si se analiza la estimación de variación salarial SINEP de noviembre 2015 a diciembre 2017, se desprende que la pérdida acumulada entre el salario que cobra un trabajador con categoría D0 y la inflación entre diciembre de 2015 y noviembre de 2017 fue de $ 39.279,  monto que representa más de dos meses de su salario ($16.369.-)

El cálculo se realizó tomando como base el salario de una categoría D0, según escala salarial vigente del convenio SINEP Decreto N° 2098 de la Administración Pública Nacional, y se consideró esa categoría por ser la que representa la mayoría de los trabajadores del sector.

El salario se presenta tanto en su valor nominal como en su valor constante a precios actuales (noviembre de 2017), para lo cual se consideró hasta abril de 2016 el IPCBA y desde mayo hasta noviembre de 2017 el IPC –GBA del INDEC.

La cuarta columna representa la pérdida del valor absoluto del salario al comparar el poder de compra de cada mes con el poder de compra de noviembre de 2015 (expresada en pesos de noviembre de 2017).

Adicionalmente, se presenta información sobre la evolución del Nivel General del IPC y del salario promedio del sector privado registrado, en términos corrientes y constantes. Este último tipo de salario también ha perdido claramente la carrera contra la inflación en los últimos 25 meses (75,6% VS. 81,1%), pero lo ha hecho en una magnitud bastante inferior a lo registrado con el salario estatal regulado por SINEP (60,6% vs. 81,1%).

COMPARTIR:

Notas Relacionadas

Comentarios