Sábado 13 de Agosto de 2022

Hoy es Sábado 13 de Agosto de 2022 y son las 17:45 -

1 de julio de 2022

Crearon la rama de choferes de ambulancia en La Pampa

Desde el 29 de junio la carrera sanitaria incluye a los y las conductoras de las ambulancias en el marco de la ley 1.279.

El reconocimiento laboral se sustenta en que la o él chofer “ha adquirido con el tiempo un perfil particular que lo diferencia de las demás tareas del sector que aún lo incluye (servicios generales y mantenimiento)”.

La decisión fue oficializada por el Gobernador Sergio Ziliotto mediante el decreto 2318 de este 29 de junio y pone fin a un reclamo de varios años.

“Por fin, a 32 años, somos choferes de ambulancia”, señalaron trabajadores del sector.

En el proyecto que plasmó el reclamo de años de las y los choferes se señala que “la figura del chofer ha adquirido una dimensión singular en nuestro sistema de salud, siendo pilar fundamental del equipo de respuesta prehospitalario y de traslados de pacientes. Esto le ha exigido a cada conductor formarse para el desarrollo de destrezas y habilidades que le permitan resolver las diferentes situaciones de urgencias y emergencias. El chofer no sólo tiene responsabilidad en la conducción de una ambulancia y en el traslado de un paciente; es parte de un equipo de respuesta de intervención para situaciones complejas y en escenarios diversos: siniestralidad vial, rescate vehicular y manejo inicial del trauma; soporte vital básico-avanzado (reanimación cardiopulmonar); dispositivos de riesgo previsible para la cobertura de eventos de masiva concurrencia; incidentes que involucran a víctimas múltiples y escenarios de desastres”, se lee en los fundamentos.

“Si bien los programas de capacitación implementados por el Ministerio de Salud han incluido estratégicamente la formación del chofer como rescatista/respondiente en las diferentes plataformas de entrenamiento que se han aplicado en los últimos años, es deuda pendiente aún generar un espacio específico para la formación de conductores de ambulancia que permita certificar competencias”, agrega.

“La incorporación de la figura del conductor no sólo implica una necesidad de escalafonamiento, trae aparejada también una imperiosa necesidad de profesionalización del sector y la adecuada definición del perfil del conductor de ambulancia del sistema de salud pampeano”, destaca

Entre los objetivos de la modificación impulsada, se indicaba que:

✓ Reconocer la figura de Conductor de ambulancia (Chofer de ambulancia) como un sector independiente de las demás ramas que contempla la Ley de Carrera Sanitaria de La Pampa (escalafonamiento del conductor de ambulancia).

✓ Definir el perfil del conductor de ambulancia, reglamentando la función del conductor con la incorporación de un marco normativo, que contemple el contexto en el cual se desempeña (deberes y obligaciones).

✓ Desarrollar la guía de procedimientos para conducción de vehículos terrestres de emergencias médicas y traslado de pacientes.

✓ Implementar un programa de capacitación para la formación de conductores que certifique destrezas y habilidades y permita profesionalizar y jerarquizar el sector.

✓ Contribuir al desarrollo de una red provincial integrada de respuesta, consolidando sistemas de emergencias prehospitalarios regionalizados, y que permita elaborar planes de contingencia ante urgencias, emergencias y desastres.

✓ Administrar eficientemente la flota de ambulancias para optimizar la gestión de los móviles de traslados sanitarios y el adecuado mantenimiento del parque automotor.

✓ Crear un registro provincial de conductores de vehículos de emergencias que permita gestionar: vigencia de licencias de conducir, multas por infracciones de tránsito, sanciones disciplinarias, puntajes por actividades de capacitación, reemplazos por vacaciones o enfermedad, etc.

Pedían que los y las conductoras de ambulancia se reconozcan en:

✓ Sistema de Emergencias Médicas (SEM): Son los sistemas de respuesta prehospitalaria de emergencias de las dos ciudades más grandes de la provincia: los SEMs de Santa Rosa y de General Pico. En esta estructura, el conductor desempeña exclusivamente la función de conductor de¿ ambulancia, asumiendo un rol protagónico en la respuesta a emergencias, junto con médicos y enfermeros. Existen dotaciones medicalizadas y no medicalizadas, participando el chofer de dispositivos de soporte vital avanzado y básico. Cumplen su trabajo en jornadas de guardia activa.

✓ Servicio de Traslados de Pacientes: estos conductores son quienes realizan el traslado sanitario terrestre de pacientes, ya sean programados o de urgencia, hacia diferentes hospitales provinciales y extraprovinciales. También se localizan en las ciudades y dependen de los Hospitales Gobernador Centeno (General Pico) y Lucio Molas (Santa Rosa). En este sector, el chofer de ambulancia cumple especificamente el rol de conducción propiamente dicha y tiene poca participación en la asistencia de pacientes. Los traslados de larga distancia suelen ser efectuados por dos conductores, quienes se relevan en la tarea debido a las distancias y tiempos de viaje.

✓ Hospitales Rurales Niveles 3 y 4: existen 26 hospitales niveles III y 7 hospitales niveles IV (juntos suman 33 hospitales rurales). En estos lugares, el personal a cargo de la ambulancia suele desarrollar el mayor tiempo de su actividad como conductor, y ese es su principal y más relevante función en el establecimiento. Aquí el chofer tiene un perfil propio que le imprime la ruralidad y que le otorga una gran versatilidad para desempeñarse no solo en traslados de pacientes, sino también en ser parte de la respuesta a urgencias y emergencias prehospitalarias. Sumada a su principal misión como conductor de ambulancia, suele cumplir tareas de mantenimiento o de carácter administrativo como parte de su jornada laboral.

✓ Centros de Salud Rurales Niveles 1 y 2: existen 26 establecimientos de salud nivel I y 27 niveles  I (que juntos suman un total de 53 centros de salud). En los establecimientos más pequeños y menos complejos, el chofer suele ser personal único y tiene asignadas otras tareas aparte de la conducción de ambulancia, como ocurre con el resto del personal de las denominadas “postas sanitarias”. La figura del chofer (como también la del enfermero) en estos entornos constituye el recurso fundamental no sólo para el traslado de pacientes, sino también para la respuesta a las diferentes urgencias y emergencias que requieren que la ambulancia llegue a escenarios complejos, agrestes, distantes. Otra vez, la versatilidad y el entorno le exígen al conductor de la ambulancia que también participe de tareas de mantenimiento, administrativas, comunitarias (gestión de turnos, entrega de medicamentos, rondas sanitarias, reparaciones, mantenimiento básico, etc.).

✓ Dispositivos especiales: algunos conductores se desempeñan en otras estructuras que también tienen en común el traslado de pacientes, o bien el traslado del equipo de salud, y que pueden hacerlo en vehículos diferentes a las ambulancias convencionales, como utlitarios y unidades tipo furgón para varios pasajeros. Aquí se incluyen los choferes de los servicios de internación domiciliaria; de las unidades de traslados programados de pacientes ambulatorios (para diálisis, terapia oncológica, interconsultas, rehabilitación, etc.).

COMPARTIR:

Comentarios