Martes 28 de Septiembre de 2021

Hoy es Martes 28 de Septiembre de 2021 y son las 04:46 ULTIMOS TITULOS: Godoy Cruz le arruinó la fiesta a San Martín y se quedó con la victoria / Jóvenes voluntarios realizaron tareas de higiene urbana y difusión sanitaria en Florencio Varela / PabloTrapero ganó el León de Plata en Venecia / San Lorenzo defiende la punta en el clásico ante Huracán con todo el Ducó en contra / Scioli respaldó la continuidad de Fútbol para Todos y se diferenció de los dirigentes de Cambiemos / Independiente se dio el gran gusto y goleó a Racing ante su gente / Olimpo recibe a Sarmiento en Bahía Blanca / Atrapamiento y recuperación del alma / Messi marcó el gol del triunfo ante el Atlético de Madrid / El desmesurado universo de la literatura fantástica / Castro: "La victoria de Corbyn expresa el rechazo a las políticas de austeridad que afectan a los que menos tienen" / Sin escapatoria en la frontera sur de Hungría / Francisco criticó el sistema actual "que desplazó al hombre del centro y puso al dinero" / El jefe del ELN ratificó la disposición a negociar pero advierte sobre la reedición de una "coordinadora guerrillera" / Recordarán en Entre Ríos al milagrero Lázaro Blanco, a 129 años de su muerte / Argentinos recuperó la sonrisa y le ganó a Nueva Chicago de visitante / Nostalgia de las relaciones carnales / Scioli convocó a "ir hacia adelante a partir del 25 de octubre y no para atrás" / Macri prometió "universalizar un ingreso ciudadano" y fijó como meta el "hambre 0" / Ahora 12 superó los 30.000 millones de pesos en ventas /

3 de junio de 2021

Una chica de 14 años embarazada asesinada a golpes por su novio: el dolor de la mamá de Chiara Páez a seis años del femicidio que impulsó el “Ni Una Menos”

“Los únicos que tenemos perpetua somos nosotros”. El caso unió a todas las mujeres del país en la lucha contra la violencia machista.

Chiara tenía 14 años recién cumplidos y un embarazo de 2 meses cuando el 10 de mayo de 2015 su novio la mató a golpes y la enterró en el patio de la casa de su abuelo en Rufino, Santa Fe. Durante todo un día la buscó el pueblo entero mientras él comía un asado con su familia a metros del lugar en donde había ocultado su cuerpo. A seis años del femicidio que fue la bisagra porque unió a todas las mujeres del país en un solo grito de “Ni una Menos”, el único condenado por el crimen todavía no tiene sentencia firme.

“Los únicos que tenemos perpetua somos nosotros”, dijo su mamá, Verónica Camargo, en diálogo con TN.com.ar., y se lamentó: “Yo a Chiari de por vida no la voy a tener”. La Justicia santafesina condenó a Manuel Mansilla, que cuando asesinó a Chiara tenía dos años más que ella, a la pena de 21 años y 6 meses de prisión. En cambio, en relación al rol que cumplieron la madre del chico y su pareja, Carolina Gallegos y Carlos Cerrato, consideraron que para ellos aplicaba la figura de la “excusa absolutoria” ya que, por ser familiares del imputado, no pueden ser castigados por haberlo ayudado o encubrir el crimen.

“Los dejaron libres y eso duele, porque sabemos que él solo no pudo hacerle todo lo que le hizo”, remarcó la mujer de voz tranquila, delante del altar que armó en su propia casa para recordar a su hija. Por otro lado, en el caso de Manuel, quedó probado que sabía del embarazo de su novia cuando la mató y en ningún momento desde entonces mostró arrepentimiento por ello. Sin embargo, explicó Verónica, su abogada sigue apelando y desde hace tres años esperan que la Corte Suprema de Justicia de la provincia confirme o modifique la condena que recibió.

Verónica aprendió a hacerse fuerte en el dolor que le causó el homicidio de su hija y a transformarlo en ayuda y contención para otros familiares de víctimas e incluso para mujeres que sufren actualmente la violencia machista. Cuando la Justicia no actúa como corresponde, sostiene, “los padres nos tenemos que transformar en peritos, fiscales o abogados para tratar de hacer algo”. “A veces tenemos que informarnos o ver más de lo que nos gustaría”, señaló la mujer, que conoce la causa por el femicidio de Chiara de memoria, pero jamás pudo mirar las imágenes del horror que hicieron con ella.

Más de 300 vecinos del pueblo se sumaron aquel domingo hace seis años a los rastrillajes que hacía la policía para encontrar a Chiara durante las horas que estuvo desaparecida, pero ella nunca había salido de la casa de su novio. La habían enterrado en el patio. Después, la autopsia confirmó lo que a simple vista evidenciaban los golpes en su cuerpo y también determinó que la víctima había tomado un antiinflamatorio usado para abortar. Cursaba un embarazo de ocho semanas, su madre sabía, pero la familia de su novio no quería que continuara.

Mientras espera la resolución de la Corte santafesina sobre el recurso de inconstitucionalidad interpuesto por la defensa de Mansilla, Verónica solo confía en que no reduzcan la condena. “La prueba es más que concreta”, asegura, y repasa: “Chiara fue asesinada cruelmente, su asesino confesó y la enterró en su propia casa”. Pese a todo, todavía no hay una sentencia firme para él.

Verónica tiene muy claro lo que ocurrió con su hija y aún así, por momentos, sigue hablando de ella en presente. “Agradezco que a ella le encantaba sacarse fotos, porque esas imágenes son lo único que yo tengo hoy”, dice con los ojos vidriosos. Detrás, en distintos marcos, la sonrisa de su hija sigue viva y así le gusta recordarla.

COMPARTIR:

Comentarios