REGION

4 de marzo de 2018

Empleado rural fue picado por una víbora y está grave

Un trabajador rural oriundo de Santa Rosa fue picado por una víbora, de las apodadas “de la cruz”, mientras realizaba tareas en el campo “Mayaco”

situado al oeste de El Durazno. El avión Cessna del Aero Club de Eduardo Castex lo rescató en el campo “La Gitana” donde hay una pista de aterrizaje. Allí se dispuso un “plan de emergencia” para que una ambulancia del hospital Lucio Molas lo espere en el Aeropuerto capitalino. El joven llegó a la ciudad cerca de las 13 de ayer, cuando ya padecía algunas consecuencias físicas por el accidente laboral. “Creo que le salvamos la vida, porque el pibe estaba solo en el campo”, sostuvo el piloto castense, Fabián Giansone. Finalmente el muchacho fue internado en el Polymedic.
“Cuando llegaron en el avión a Santa Rosa le dolía la rodilla y ya tenía dormida hasta la ingle. A las 13 estaba en el hospital, y de ahí lo trasladaron hasta el Polymedic porque no tenían camas en el hospital. El pibe tiene 25 años y es oriundo de esa ciudad”, relató -en una comunicación telefónica- Fabián Giansone a esta corresponsalía.

 

Un viaje “urgente”.
Los colaboradores del Aero Club de Eduardo Castex ayer estaban tranquilos, haciendo “una pollada” para recaudar fondos económicos para solventar los costos de funcionamiento de la entidad. Imprevistamente el colaborador Bruno Mauro (NdR: trabaja en la firma propietaria de la estancia “Mayaco” y es yerno del los dueños) se comunicó para consultar si estaba disponible el avión para realizar un viaje “en forma urgente”. Ahí dispusieron que el bancario Eduardo Evangelista pilotee el Cessna, acompañado por Bruno Mauro, hasta la estancia, que está a más de 200 kilómetros, al oeste de El Durazno. Allí estaba el trabajador santarroseño de 25 años que fue picado por una víbora “de la cruz”. El afectado se trasladó en una camioneta hasta el campo “La Gitana”, que tiene una pista de aterrizaje. En una hora estuvo el avión castense. “Lo cargaron y salieron para Santa Rosa, donde llegaron en 50 minutos. Había un operativo de urgencia y lo esperaba la ambulancia del hospital en el Aeropuerto”, relató Giansone.

Segundo viaje.
En el viaje de traslado al lesionado, trajeron el cuerpo de la víbora, porque el muchacho alcanzó a matar “la bicha”. Pero Evangelista y Mauro tuvieron que hacer un segundo viaje al “Mayaco”, para buscar la cabeza de la víbora: “sin la cabeza no pueden suministrar el suero
antiofídico”, explicó Giansone. El chico les explicó a Evangelista y Mauro donde había matado la víbora, y después de un poco de búsqueda estos pudieron hallarla y trasladarla hasta la capital pampeana, para que los médicos puedan suministrar la medicación al trabajador.
“Esta es una de las principales funciones del avión del Aero Club. Imagínate que lo buscaron al trabajador en una hora, después tuvieron 50 minutos para llegar a Santa Rosa. Y después un segundo viaje… En una camioneta o auto, tardás mucho más y quizás hoy se estarían lamentando por el trabajador. Creo que le salvamos la vida, y eso es impagable”, concluyó Giansone.

COMPARTIR:

Notas Relacionadas

Comentarios